21 ago. 2007

La noche del caos

Esta sí que no es "mi noche", todo el día me ha sido grato, feliz y agradable, pero mi tortura comenzó exactamente a las 8:05 PM.

Por la mañana, pase un agradable rato al lado de mi princesita hermosa, mientras hacía mi tarea e instalaba la impresora.

En la tarde, en la escuela, tuve un día normal, con trabajos y tareas como siempre, hasta me informaron que mi caso va avanzando, con fortuna y mucha suerte mañana tendré mi calificación cambiada en la materia que "supuestamente" estoy reprobado, aun cuando eso fue solo un error administrativo.

En fin, a la salida, conducía tranquilo, de regreso a casa, estacioné mi camioneta frente a mi casa, me bajé, tomé mis cosas y cerré bien. ¡Vaya sorpresa!, mi casa estaba hecha un ASCO, con eso de que están pintando la segunda planta, se esta haciendo un cochinero.

Con lo que definitivamente NO CONTABA, es con lo que sucedió en mi habitación, según el plan "se iba a pintar mañana", pero tal parece que a alguien se le antojo cambiar por completo el plan, pintando el techo de mi habitación, no habría ningún problema con con eso, de no ser por que, se les ocurrió pintar sin siquiera proteger los muebles, así que de entrada, me encuentro con mi televisión, mi escritorio para la computadora, algunos cables de la PC e incluso MI MOUSE manchados de pintura. Más encima tengo un piso mugrientamente asqueroso, lleno de pintura, polvo y algo que parece yeso seco.

Quizás ustedes crean que exagero un poco, pero realmente no me agrada nada vivir entre la porquería, en fin, fuera de todo ese caos, noté que me faltaba un electrodoméstico: mi ventilador.

Así que voy, y me encuentro con que mi ventilador está en la otra habitación que pintaron, lo cambio a mi habitación, lo intento prender y... ¡la cereza sobre el pastel!, lo habían descompuesto, no hace ni 7 días lo desarme por completo para darle mantenimiento, aceitar los bujes, lavar las aspas, etcétera y ahora resulta que tengo que hacerlo nuevamente por que de algún modo, estos tipos lo descompusieron.

En fin, solo me queda esperar a hablar con mi niña amada para así, al menos, tener una linda noche en lo que resta de tiempo. ¡Como te extraño mi vida!.

Me despido un poco molesto y otro poco triste. Saludos.

No hay comentarios.: